Pole dance y el erotismo

Pole-dance-y-el-erotismoSi hablamos de pole dance definitivamente tenemos que hablar de erotismo. Seguramente la primera vez que hayas visto este tipo de baile haya sido en alguna película o si eres hombre en algún tipo de bar de alterne donde las chicas realizan bailes sensuales en el caño. La realidad es que el pole dance fue hecho para que la persona bailara alrededor del caño a ritmo de la música.

En los últimos años, el pole dance ha dado un giro, y si bien sigue manteniendo ese mismo concepto ha sido capaz de convertirse en una disciplina artística y una alternativa para aquellas mujeres y hombres que desean hacer una práctica física diferente.

El hecho de que su nacimiento haya sido en los cabaret o club de alterne, hace que el pole dance esté asociado a todo el erotismo que pueda existir. Si a eso, le sumamos el tipo de música que generalmente se suele utilizar para realizar las distintas coreografías y trucos el erotismo es aún mayor.

Pero el erotismo propio del pole dance o baile del caño, no sólo se limita a los movimientos realizados por el profesional, sino también a los complementos que hacen uso en su performance. Así, no es de extrañar que exista lencería erótica hecha exclusivamente para bailes de pole dance.

Con esto queda claro que se trata no sólo de un baile en un caño, sino de una performance donde se cuida hasta el más mínimo detalle para que todo en su conjunto sea un cúmulo de sensualidad, desde el primer movimiento en adelante.

Generalmente las personas que practican pole dance tienen un buen estado físico ya que hace falta tener mucha fuerza en los brazos y piernas para poder practicar algunos trucos, por eso, es que cada día son más las mujeres que prefieren practicar este tipo de disciplina frente a la gimnasia tradicional porque además de ayudarlas a mejorar su aspecto físico les otorga una sensualidad que quizás tenían escondida hasta el momento.

No hay dudas de que el pole dance y el erotismo van de la mano. Cada movimiento sensual acompañado por la música adecuada marca un erotismo donde no importa la edad, la raza, creencias o profesión, sino sólo importa sacar el talento y las ganas de cada uno y expresarse a través del baile del caño.

Además de mostrar todo el erotismo oculto que hay dentro del bailarín, el pole dance es capaz de ayudar al autoestima y por supuesto al cuerpo. Lograr hacer algunos trucos requiere de mucha constancia y fortaleza con lo cual, conseguirlo es sin duda un bálsamo para cualquier persona y hace que sin duda, quieran sentirse cada día más sensuales y eróticas con sus bailes del caño.

468 ad